Un equipo solidario.

Perdonad que vuelva a escribir a titulo personal, cuando ya afortunadamente aquí no usamos el yo, sino el nosotros.

Cuando empezó esta idea no era más que buenas intenciones y propósitos; poco a poco fuisteis acogiéndola, creyendo en ella y haciéndola vuestra. Hasta tal punto que hoy emociona mirar atrás y comprobar que el libro empieza a ser una realidad gracias a los casi cien textos recibidos y al esfuerzo y el compromiso de muchas personas.

Ya he dicho que se podría escribir otro libro solo con los mensajes que hemos ido recibiendo, puede que un libro menos creativo, pero también mucho más real. Un libro muy repetitivo donde las frases ¿Qué necesitáis? ¿Cómo puedo ayudar? y sobre todo “mucho animo” aparecerían varias veces en cada página. Son frases que reflejan el verdadero espíritu del libro, y que os honran a todos quienes nos las habéis enviado.

Y emociona también comprobar el esfuerzo del equipo que esta trabajando duro para llevar el proyecto adelante, personas que han hecho suyo este propósito y que tiran del carro continuamente con un único objetivo y una enorme responsabilidad: hacer el mejor libro posible con todo el material que nos estáis enviando. Fabio, Lidia, Rodri, Xabier, Luis y Ana han sabido coger las riendas, repartirse actividades, tomar decisiones, y sobre todo ayudar donde veían que hacía más falta. Y al hacerlo han convertido esto en algo mucho más grande, porque una persona sola no hubiera llegado muy lejos, pero siete son capaces de poder con lo que venga.

Si hubiera seguido solo este proyecto probablemente se hubiera marchitado. Pero hoy esto es un flujo constante de ideas, un hervidero de ganas de hacer cosas, y ahora hay mucho más criterio, hay conocimiento de causa en muy diversas áreas y todos podemos estar más centrados en aquello que se nos da mejor, o ayudamos donde vemos que se nos necesita. Esto es ya un verdadero equipo: tomamos las decisiones entre todos, nos repartimos las responsabilidades, trabajamos y tenemos un objetivo común.

Y lo mejor de todo: ni una sola discusión, ni un solo reproche, ni una sola diferencia. Confiamos unos en otros. Y trabajamos, como podemos, robando horas de otras ocupaciones, porque nos alimenta la ilusión de ver todos esos maravillosos textos publicados, y hacer que sirvan para ayudar a una gran causa.

Por eso, a titulo personal, me faltan palabras para expresar mi agradecimiento a todos los que estáis colaborando en este proyecto, y también para decir que me siento muy orgulloso de mis compañeros de equipo, con quienes es un gustazo poder trabajar. Les debía estas palabras y este sencillo homenaje. Sin ellos esto hubiera sido imposible.

Es todo un honor estar a su lado.

2 thoughts on “Un equipo solidario.

Por favor, deja un comentario